Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

Los Colores del Quetzal (Leyenda Maya)

June 02, 2021 Juan Betancur Season 3 Episode 65
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
Los Colores del Quetzal (Leyenda Maya)
Show Notes

Había una vez un mundo maya donde aparecían las flores , los pajaros , los arboles , las mariposas y todos los mamíferos de colores y formas. En este mundo maya existía el gran espíritu llamado Halach Uinic quien custodiaba el mundo. Este espíritu custodio cuidaba que en el mundo hubiera concordia entre todos los seres. Sin embargo, las aves siempre mantenían una disputa sobre cual era la mas importante y cual debía ser la reina. Halach Uinic cansado de escuchar las peleas y el constante parloteo de las aves organizo una reunión en el centro del bosque para elegir entre todas aves un rey. 

 

Col-pol-che, un espléndido cardenal, mostró su pecho rojo vivo y dijo

 “Mírame. Nadie más es rojo brillante y tan hermoso. Todos los pájaros me admiran. Debería ser el rey ". Mientras se pavoneaba frente a la audiencia de pájaros impresionados, batiendo sus alas y levantando su cresta

; X-col-col-chek, un ruiseñor, se paro ante todos y con su bella voz trino "Soy el único pájaro con una voz tan hermosa. Todos me escuchan ". Ensanchando la garganta, X´col dio una breve interpretación de encantadoras y complicadas melodías. Esta fue una sensación tremenda entre los pájaros y llegó a convencerlos de que el ruiseñor debía ser el rey.

 

Luego salio el  Cutz, un pavo, mostró su poderío a la audiencia diciendo “No hay duda de que debería ser rey porque soy el pájaro más grande y fuerte. Con mi tamaño y fuerza, puedo detener las peleas y también defender a cualquier pájaro. Necesitas un rey poderoso. ¡Soy el  indicado!"

 

Kukul el quetzal en cambio no dijo nada, ya que sentía que sus plumas no eran dignas de un rey. Este pájaro era muy ambicioso y orgulloso. Tenía modales elegantes y un cuerpo elegante, pero su plumaje estaba raído. Kukul pensó que sería imposible ser elegido rey mientras vestía tan pobremente.

 

Después de pensarlo detenidamente, voló hacia su amigo, "Xtuntun-kinil", el correcaminos y con voz suave le dijo "Quiero hacerte una propuesta, mi querido amigo", dijo. “Tus plumas son tan hermosas como las de cualquier pájaro aquí, pero estás demasiado ocupado con tu trabajo como mensajero de los caminos para convertirte en rey. No creo que poseas el estilo y la sofisticación necesarios para este trabajo. Me temo que no puedo prestarte estas cualidades, pero podrías prestarme tus plumas solo para esta ocasión. Después de que sea elegido rey, compartiré la riqueza y los honores contigo ".

 

Era una oferta tentadora, pero el correcaminos no se sentía demasiado ansioso por desprenderse de su plumaje. Kukul siguió persuadiendolo y asegurándole  a Xtuntun de su integridad y buenas intenciones. Le describió visiones brillantes de las riquezas venideras. Por fin, convenció a su confiado amigo.

 

Una a una, las plumas desaparecieron del cuerpo de Xtuntsun y el inteligente quetzal las ajustó a su cuerpo . En cuestión de minutos, se habían multiplicado y crecido de modo que el ambicioso pájaro estaba ataviado con el traje más espléndido imaginable. La cola de Kukul colgaba en una amplia curva de plumas verde jade. Su cuerpo brillaba con tonos suaves e iridiscentes de azul y verde como el cielo y la jungla mayas. Su pecho resplandecía con los colores de una puesta de sol tropical. Y su pico se puso amarillo como el maíz.

 

Balanceando su exquisita cola de 4 pies en un arco, el audaz pájaro caminó hacia el círculo donde se congregaban las aves de la Tierra Maya. Su entrada provocó un silencio. Luego gritos de “Bravo”, “Hurra”, “Oh” y “Ah” llenaron el bosque.

 

“Halach-Uinic” estaba muy complacido con el cambio milagroso del pájaro silencioso y monótono a esta criatura radiante y orgullosa que tenía ante él. Llamando a la audiencia al orden, el Gran Espíritu declaró: "Yo llamo al quetzal para que sea rey de todos llos pájaros".

 

Un fuerte aplauso siguió a este